Manteniendo las raíces hispanas en los Estados Unidos

Annabel Sanz, Design Editor

Muchos consideran la matemáticas como un mundo extraño, donde todo esta en un idioma diferente. Nada es familiar, es fácil perderse, y aunque tratan y tratan, no lo puede asimilar. Emigrar a un país nuevo es bastante parecido a esta sensación. Cuando uno deja un país donde ha hablado español toda su vida y entra a los Estados Unidos, un país inmenso donde, aunque hay varias culturas, la mayoría de las cosas son en ingles, uno se puede sentir perdido, hasta con un mapa.

Por siglos, los inmigrantes han sido los que han dado forma a los Estados Unidos. Han contribuido tradiciones, comidas, música e historia. En Miami, es fácil  apreciar la cultura Hispana porque se ve todos los días en los mercados, los restaurantes, los empleados y los amigos.  Muchos inmigrantes, después de que se asimilan, dejan y pierden aspectos de su cultura como el idioma, a favor de costumbres Americanos.

Es importante, especialmente para los adolescentes retener la cultura hispana después de asimilarse en un país nuevo. Acuerdo de un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, los adolescentes latinos que aceptan su cultura nativa cursan mejor sus estudios y se ajustan más fácilmente socialmente. Otros estudios demuestran que reconocer la cultura latina es extremadamente beneficioso para los jóvenes aunque avecés es difícil después de integrarse a una cultura nueva.

Muchas veces, cuando uno oye hablar de latinos exitosos, se piensa en figuras famosas o ricas, pero en realidad, un latino exitoso es considerado alguien que ha luchado para mejor la vida sin olvidarse de donde viene. En la superficie, Palmetto no parece un lugar vivo con estudiantes hispanos, pero en realidad, resaltan entre todos los otros.

El 30 de julio del 2013, el estudiante de duodécimo grado, Fausto llego a Miami, Florida en un avión desde su Ecuador nativo, en busca de una vida mejor que sus padres habían soñado para el y sus hermanos.

“Nosotros vinimos, en realidad, para buscar algo mejor financiablemente y por los deseos de mis padres,” Sánchez dijo.

Sin duda, los Estados Unidos era un a diferencia inmensa comparado con la vida que Sánchez conocía en Ecuador. Un país sudamericano, Ecuador tiene una tarifa de crimen de 12.4. Según Sánchez, es como algo fuera de una película.

“En Ecuador, robaron a mi mama tres veces,” Sánchez dijo. “Ella y mi padre fueron al banco, sacaron $700, y cuando salieron, dos autos los encerraron y un hombre le puso una pistola en la cabeza a mi papa, quien tiro los $700, quedándose con su reloj y un anillo.”

Siguiendo una vida corrompía con crimen y dificultades, la familia Sánchez decidió que era hora de irse, y Florida iba a ser donde harían sus vidas nuevas. Poco tiempo después que llegaron, Sánchez y sus hermanos empezaron a sentir la severidad de la diferencia entre la cultura Ecuatoriana y Americana, y aunque hablaba un poco ingles, no fue fácil acostumbrarse a la nueva idioma.

“Con el idioma, culturalmente era chocante porque yo vine de un colegio con pocas personas y aquí hay tanta diversidad,” Sánchez dijo. “La nostalgia ha sido lo mas difícil especialmente con la transición.” 

El país de Colombia es considerado uno de los superiores centros de delincuencia en el mundo, pero para muchos de los habitantes, es simplemente su hogar. Antes del año 2012, Colombia fue todo lo que estudiante de undécimo grado, Katalina Díaz conocía. Su madre se fue a los Estados Unidos en el 2006 para mejorar la prosperidad económica de la familia y Díaz la siguió seis anos después.

“En Colombia no hay tantos trabajos y el pago es mas bajo- en una sociedad de clase media, uno lucha para pagar cheques y la escuela,” Díaz dijo.

Como la mayoría de personas que dejan su país de origen, Díaz considera que dejar sus amigas y su familia ha sido una de las partes mas difíciles. Aunque en Miami, varias personas hablan y entienden español, Colombia es prácticamente un planeta diferente, con una cultura desconocida en los Estados Unidos.

“Cuando vine aquí, fue chocante ver como la sociedad realmente es,”  dijo Díaz. “Antes, yo vivía en una burbuja, inocente y desconocida de muchas cosas que realice aquí y me ayudo a crecer como persona y a ser más imparcial.”

Después de un cambio de vida que se puede sentir como una montaña rusa que nunca para, muchos inmigrantes se sienten fuera de contacto con la realidad. Un día, uno sale a comer con sus amigas y el próximo esta en un país extraño donde solamente conocen tres personas.  Por esta razón, es extremadamente importante retener los costumbres tradicionales. 

“Yo creo que es importante retener la cultura porque eso es de donde uno viene y uno nunca debe olvidarse de eso,” Díaz dijo. “Es lo que te hace única y diferente en un país extranjero y nadie te puede quitar eso.”

Print Friendly, PDF & Email

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.